.comment-link {margin-left:.6em;}

"La vida es bella, aunque no me creas"

viernes, julio 27, 2007

Entre Santa Ana, Ojojona y Comayagua


Escribo desde la calurosa (al menos en este instante) ciudad de Comayagua. Aproveché la visita de una amiga de mi grupo de oración, para acompañarle en su corta visita a la Escuela Católica "Nuestra Señora Reina de la Paz", y de paso, poder cambiar la rutina de Tegucigalpa. Es sorprendente como ha crecido este valle en los últimos 10 años. La nueva inversión en infraestructura, proyectos agrícolas y negocios comerciales, es más que evidente. Nunca hubiera pensado que esta ciudad tendría un despegue a este paso tan acelerado (en términos relativos, pues en Honduras, muchas cosas caminan lentamente). Me da mucho gusto ver todo esto, ya que al final de cuentas, todos y todas en Honduras, deseamos una mejor calidad de vida en nuestro terruño. Por otro lado, el Centro Histórico de Comayagua y la nueva imagen que el actual alcalde le ha dado, es muestra de que todo es posible en Honduras, siempre y cuando las autoridades electas, deseen realmente trabajar en beneficio de los ciudadanos a quienes deben su esfuerzo y gestión.

Ayer estuve en Santa Ana, Francisco Morazán, ya que se celebraba la festividad de esa santa (Madre de Nuestra Señora), y nunca antes habiamos presenciado alguna muestra de dicha celebración. En resumen, las ferias de nuestros pueblos son muy similares: celebraciones religiosas y procesiones(especilamente de la Iglesia Católica), quemas de pólvora, casetas con mucha comida y bebidas (fritangas, carne asada, "birrias" y refrescos), venta de mercadería ("achines"), kermeses (ahora con discomóvil y no sólo con marimba) y juegos mecánicos, entre otras cosas. Pasamos un bonito rato, viendo todas estas cosas, así como la gente de pueblo adentro.

Luego optamos por aprovechar de una sola vez el paseo, y desviarnos hasta Ojojona, a unos 2 kms. de Santa Ana. Me imagino que por ser jueves, el pueblo lucía un tanto solitario, todo demasiado tranquilo...el tiempo al parecer, se había detenido. Compramos un par de artesanía de barro, a precios muy baratos para ser sincera. Pensé en lo afortunados que se siente los turistas cuando cargan sus dólares y les dan precios increíbles en "desplumados lempiras". Para muestra un botón: 3 pequeñas ollitas de barro más una base de metal para colocarlas, me costaron el equivalente a US$2.50. Otros que hacen su "agosto" son los dueños de souvenirs de la capital, ya que venden todos estos artículos en sus tiendas, a precios para "irse de espaldas"...al final, una se siente estafada! Es verdad que ellos tienen que pagar alquileres y cubrir costos fijos más altos, sin embargo, el margen de utilidad sigue siendo muy alto...pero bueno, ahora todos se esconden bajo el dicho que "la ley de la oferta y la demanda, definen el precio".

En la visita a estos 2 pueblitos (Santa Ana y Ojojona), la falta de opciones de alimentación higiénica a precios razonables, es uno de los mayores inconvenientes. Si en Honduras realmente deseamos promocionar e incrementar el turismo interno y extranjero, con la garantía de dejar en el turista, una buena impresión y el deseo de regresar, tendremos que definir estrategias con y para las alcaldías, orientadas a resolver dichas necesidades. Igualmente, la participación e inversión de esfuerzos de los habitantes del lugar (las llamadas "fuerzas vivas") es esencial para mejorar nuestro turismo. Honduras es bella, y para disfrutarla, requerimos no sólo las carreteras de acceso en buenas condiciones, sino toda una infraestructura, que responda a las necesidades e intereses de los visitantes.
Fotografía de Comayagua, Cortesía de www.comayagua.org

martes, julio 24, 2007

Vacaciones Forzosas

Cayo el telón...concluyó otra experiencia más de trabajo. Como nunca hubiera imaginado, o mejor dicho, como nunca hubiera deseado, terminó de una manera poco usual mi carrera profesional en una empresa de esas que una idealiza muchas veces. Ya no deseo recordar más...ya quedó atrás. Ahora solo importa el presente, y un poco menos, el futuro.

Sólo espero que papá Dios abra nuevas puertas...para bien o para mal, las cosas pasan y Dios las permite. Solo deseo tener en cuenta eso. Por el momento sigo en busca de oportunidades, esperando como al inicio, como siempre, que sean buenas y gratificantes. El trabajo debe ser bendición y medio de desarrollo, debe existir co-responsabilidad (del patrón y del empleado). Como me gustaria tener mi propia empresa, aunque sea algo pequeño (bueno, definitivamente deberá ser pequeño al inicio), dedicarle tiempo, cuidarla y dar empleo a otros...eso sería fantástico!

Ya he tenido 3 entrevistas de trabajo en apenas 2 semanas. Eso es bueno. Doy gracias por ello. Veremos que pasa.

Mientras tanto, sigo trastornando mi rutina. Me levanto un poco tarde (7:45 am), me voy a la cama mucho mas tarde de lo esperado, a veces depués de la media noche. Ya me compré 2 libros mas...espero terminarlos antes de tener un nuevo empleo. También estoy cocinando más. Mis hermanos y mi mamá no se quejan, he probado ser buena chef! La abuela dice que cocino de maravilla, probablemente lo dice por puro amor, o tal vez ha llegado "con filo" a la mesa.

Los amigos y amigas han sido especiales en esta etapa de transición, han ofrecido su apoyo y lo han dado.

Entre todo esto, con más tiempo de sobra de lo usual, he extranado mucho más a mi padre. Ya serán 4 meses desde que falleció. Este viernes tendremos la misa, además deseo ir al cementerio, llevarle flores, aunque le haya dado lo mejor de mí en vida. Todavía me pregunto por qué algunos no le encuentran sentido alguno al duelo? Será muy doloroso?

Mañana traerá su propio afan...en estas vacaciones forzosas tendré que hacer todo lo que se encuentre a mi alcance para generar ingresos; el resto, se lo dejo a Dios.