.comment-link {margin-left:.6em;}

"La vida es bella, aunque no me creas"

viernes, agosto 31, 2007

Discriminación Laboral: Mito o Realidad?

Después de mes y medio de estar formando parte del numeroso grupo de desempleados y desempleadas en Honduras, he llegado a la conclusión, de que además de armarse de mucha paciencia, es necesario revestirse de una coraza "especial" contra la discriminación. Como mujer de un país subdesarrollado y latino-machista, no es de extrañar que este tipo de actitudes en contra de las féminas exista en algunos sectores. Sin embargo, nunca imaginé que esta "cultura empresarial" existiera en tan alto grado o de forma tan remarcada como lo he vivido.

La triste realidad es la siguiente:no sólo se nos dicrimina por el género, sino que también por la edad, por la apariencia, y hasta por el estado civil en algunas situaciones. Es increíble y me parece a la vez inaceptable, que en un país tan empobrecido como Honduras y con tanta necesidad de buena mano de obra y talento, se hagan este tipo de marginaciones. Ahora prefiero reír en vez de llorar para no amargarme el día. No se si nuestros colegas varones, tienen tantas desventajas (espero de corazón que no sea así), o en cambio, tienen el terreno mucho más fácil para abrirse campo en igualdad de condiciones. Estoy consciente de que en la mayoría de países, inclusive los más desarrollados, las mujeres no recibimos el mismo tratamiento que los hombres, pero esto no debería ser consuelo alguno.

En Honduras es muy normal ver anuncios de vacantes como los siguientes:


"Se necesita secretaria comercial, con 5 años de experiencia, "buena presentación", responsable, con disponibilidad de tiempo,entre 18 y 25 años"


"Requerimos visitadora médica, excelente presentación, preferiblemente delgada, no mayor de 30 años..."


"Institución cristiana de desarrollo requiere profesional para administración de proyectos, sexo masculino, casado y con hijos..."

Estos solamente son pequeños ejemplos. No he abordado aquí la discriminación racial que todavía existe en muchos lugares, en contra de nuestros compatriotas negros, o por otro lado, la que sufren aquellos u aquellas, que se han declarado abiertamente como homosexuales o lesbianas respectivamente.

Adicionalmente, ahora vemos que en Honduras, para laborar o ejercer como médico, es necesario someterse a los lineamientos de nuestro Colegio Médico, el cual ha quitado la oportunidad de servir y trabajar a los médicos egresados de la Universidad Latinoamericana de Cuba (perdón si el nombre de la universidad no es el correcto). La cosa es que de algún lado deben venir las trabas, siempre y cuando sectores privilegiados se ven amenazados.

Me pregunto como se deben sentir aquellos adultos mayores que todavía tienen mucho que dar, y que en otros países, como por ejemplo, Alemania, Francia, Japón u Holanda, estarían de asesores o consultores.

Espero que estas "tendencias" cambien para mejor, con el fin de garantizar igualdad de oportunidades para todos y todas. Al final de cuentas, ya se comprobó que el mal llamado "sexo débil" no somos nosotras.

Imagen "La Creación de Adán" de Miguel Angel, tomada de www.flatrock.org.nz

jueves, agosto 16, 2007

Sin palabras

Esta semana no ha sido fácil. Me he quedado sin palabras los últimos día, y lamentablemente al ver la pantalla de este blog, tampoco me sale nada. Lo menos que deseo creer es que estoy un tanto "deprimida"...la abulia ha pasado a formar parte de mi rutina diaria!

Para matar un poco el tiempo, decidí venir al cine...tengo meses de no ver una tan sola película en la pantalla grande.

Espero que mi próximo post sea mucho más productivo e interesante. Lo siento, me quedo en deuda.

miércoles, agosto 08, 2007

Sorpresa!!!

Mi padre solía decir que cuando el ser humano pierde la capacidad de sorpresa o de asombro, por algún hecho, fenómeno o situación, perdemos mucho de lo que somos como seres humanos, y además, perdemos el niño o niña que llevamos dentro. Es fascinante apreciar como los niños y niñas, en especial los de nuestra Honduras, se asombran con cosas u objetos que para otros, son simplemente naturales o indiferentes, y por lo tanto, no maeritan atención o valoración alguna. Por ejemplo, si usted tiene la oportunidad de incursionar en vehículo a una de las tantas aldeas olvidadas de nuestra querida patria, verá como de repente salen de lugares desconocidos, como por arte de magia, la mayoría de los "cipotes y cipotas" de la aldea, corriendo detrás del automotor. Su capacidad de sorpresa y curiosidad está a flote! Si además les toma fotografías digitales, éstas serán sin duda, la sensación de cualquier encuentro que usted tenga.

En mi niñez, tuve la oportunidad de vivir momentos como al antes descrito, que marcaron mi vida. Crecí en una época en donde los avances tecnológicos no eran tan fascinates y rápidos como los que tenemos actualmente, y aún así, me quede pasmada y casi muda por lo que experimenté. Probablemente el hecho de que nunca fui una adicta a la TV, tuvo mucho que ver en mi forma de apreciar y percibir la vida. Nunca olvidaré mi primera visita al mar, a las playas de "Punta Ratón" en la zona sur, mi primer viaje en el ya casi desaparecido ferrocarril nacional desde Choloma hasta Puerto Cortés en la zona norte, la primera vez que vi el aterrizaje de un avión en el aeropuerto Toncontín, entre otras vivencias. Si hablamos de inventos, uno de los que más me impactó fue la cámara de fotografías instantáneas...así de fácil, se posaba y por enfrente de la cámara, salía la foto! Tambien puedo mencionar las tantas veces que visitaba el telégrafo ya sea para mandar o recibir un mensaje (tic, tic, tac, tac, toc, toc). Como distinguir lo que significaba cada sonido? Además podría referirme al reproductor de discos "longplay", al cassette, al VHS, al horno microhondas y al control remoto...como han facilitado nuestras vidas!!

Ahora con todo lo que tenemos (Internet, celulares, satélites, etc.), me sigo quedando sin palabras, y no me averguenzo de mostrar mi sorpresa! La humanidad ha dado pasos agigantados en todas las áreas de estudio, sin embargo, debemos reconocer que también tenemos límites. Creo que cuando deseamos atrevernos a ser como Dios, nos desviamos por completo de nuestra naturaleza humana, ya que somos creaturas limitadas. Tan limitadas, que seguimos teniendo puentes e infraestructura que colapsa en pleno siglo XXI, en los países más desarrollados del planeta. A muchos, eso nos sorprende más allá de lo esperado. Me pregunto por qué? Muchos y muchas desearíamos vivir en un mundo en donde exista solución y protección garantizada para todo, al más alto nivel. Deseamos tener el control absoluto de todo. Sin embargo, la dura realidad es otra. No controlamos nada y al final, es muy poco lo que podemos. Encontraremos momentos en nuestras vidas, en donde las grandes sorpresas no vendrán como resultado de impensables artefactos tecnológicos o avances científicos, sino de nuestra capacidad para estar alertas, y saber apreciar lo que realmente es importante en la vida.