.comment-link {margin-left:.6em;}

"La vida es bella, aunque no me creas"

domingo, mayo 22, 2011

Decir adiós, nunca es fácil.

Hoy empezamos a preparar el adiós de Mauri. La misa de cuerpo presente estuvo magnífica; la sentí muy solemne a pesar de la sencillez y austeridad de nuestra parroquia. Lourdes, Ana Lucía y Carolina llegaron hoy desde Estados Unidos. La mezcla de dolor, desubicación, shock y vacío es incomparable en momentos como éste.

Después de la misa hemos trasladado el velatorio a casa de mi abuela. La experiencia de solidaridad y caridad que se vive entre los vecinos, amigos y familiares es enriquecedora. Hasta el más pequeño apoyo o ayuda es grande y se aprecia como algo que no podemos pagar con dinero!

Mañana será el sepelio si Dios nos lo permite, y finalmente daremos ese adiós al cuerpo físico de Mauri. Es curioso porque para los que creemos que esto apenas es el inicio de una vida mejor, estamos seguros que desde el cielo, ya contamos con alguien más que nos cuida e intercede por nosotros!

sábado, mayo 21, 2011

El milagro de la vida!

Hoy desperté de un corto sueño. Después de cuatro horas dando vueltas en la cama, pensando en el retorno a Tegucigalpa para venir al velatorio de mi primo, desistí de la idea de poder descansar. Es inútil pegar los ojos cuando alguien querido se nos ha adelantado...la mente da vueltas y por mas que queramos, no podemos pararla!

En mi camino a la estación de buses, me encontré a un tipo que vive de la recolección de latas de aluminio y botellas de plástico. Una bicicleta del siglo pasado y varios costales bastan para realizar su tarea desde muy temprano. "Aquí estoy bien!" me dijo, "Tegucigalpa es my grande para mí, y no me conviene" Después de escucharlo me he quedado pensativa sobre lo que es mejor y más conveniente para mí, tomando en cuenta que la vida se nos va en un "abrir y cerrar de ojos". Todavía no encuentro la respuesta. ¿Existirá alguna correcta? Varios años de universidad no parecen ser suficientes para saber qué es lo que más me conveniene ¿Qué es la vida sino una larga lista de aciertos y errores, de momentos tristes y alegres, de intentos fallidos y sueños realizados?

Y es hasta que llego al velatorio de Mauricio que me doy cuenta que la vida se hace andando, luchando, cayendo, sufriendo. Que el último capítulo no es necesariamente el más feliz y menos doloroso, sino al contrario. Que no podemos decidir ni el momento ni la forma de despedirnos. Sin embargo, en este caminar, sí podemos trabajar en la forma en que deseamos ser recordados, en la diferencia que haremos en la vida de otros y en los frutos que como consecuencia podamos cosechar (o que otros puedan cosechar aún cuando no tengamos más tiempo para verlos o darnos cuenta). En esto consiste el milagro de la vida para mí: en abrir los ojos cada día y levantarme con el firme propósito de amar y hacer la diferencia en lo que deba. ¡Sólo por amor a otros, toman sentido las luchas, pesares, caidas y sufrimientos!

viernes, mayo 20, 2011

Descanse en paz Mauricio Orellana

No tengo palabras y la garganta se me atora al tratar de articularlas. Me encuentro en el cuarto del hotel en Ceiba, pensando en que podía disfrutar del Carnaval que se realizará mañana. Llegué a Ceiba apenas hoy junto con 3 amigas, en planes de vacación por el fin de semana. Nuevamente mis planes han sido frustrados por la Providencia Divina. Dios manda y punto. El Todopoderoso siempre tiene la última palabra. Mi primo Mauricio Orellana, acaba de fallecer y hace 3 minutos me han llamado desde Tegucigalpa para darme la noticia. Me he quedado con la mirada perdida en la pantalla de mi blackberry y no pienso en nada. ¿Cómo explicar este sentimiento tan fuerte e inesperado? No se puede. Siento que me quedo corta y así permaneceré por algún tiempo. Nuevamente la imagen de mi padre  fallecido hace más de 4 años, sale de la nada! Y seguidamente imagino a mi madre, sólo la imagino, sin decir nada. Pienso en los dos y en el amor que junto con mis hermanos le teníamos a Mauri. Pienso en la fragilidad de la vida, mucho más frágil que un hilo de telaraña. Luego aparecen los recuerdos de Ana Lucía, Carol y Lourdes, hijas y esposa respectivamente, quienes residen actualmente en Estados Unidos. Pienso en el combate que libramos los humanos cuando estamos dejando este mundo, esa hora de la verdad en la que nadie ni nada puede auxiliarnos, y se me crispa el cuerpo. Sólo Dios con uno, totalmente solos, en ese encuentro especial, el esperado por muchos pero sin “previo aviso” siempre. El momento en el cual nuestras almas vuelven a su Creador! Qué se sentirá? Sigo pensando y mi mirada está perdida en la nada, no determino a mis 3 amigas que tengo al par. Ellas no saben que decir; manejar la situación no está dentro de su lista de opciones. Yo por otro lado, no sé que hacer…será hasta mañana cuando tome el primer bus de regreso a Tegucigalpa. Hoy mi primo ha partido a la casa del Padre, y este día quedará marcado para siempre en mi corazón, hasta que del mismo modo, cuando se cumpla mi tiempo, pueda nuevamente volverle a ver.

miércoles, mayo 18, 2011

Pausa

Enmedio de la asfixiante rutina y el deseo por encontrar un espacio de silencio, hago esta pausa, escribiendo un par de líneas (o tal vez más) en este blog, el cual se ve diariamente amenazado por el popular FaceBook.

Quisiera escribir y compartir mucho más con quienes se toman la molestia de leerme, pero no logro encontrar los momentos. Nunca antes había llegado a pensar que se requiere de "momentos" especiales para escribir, hasta ahora! Debo retomar el buen hábito y dedicarle una par de líneas diarias a mi "primer espacio cibernético".

Es Mayo y finalmente las lluvias se han hecho sentir en la capital, bendición para muchos y malos augurios para otros, especialmente para los que viven en zonas más vulnerables. En el trabajo, las ventas se han venido abajo, y a veces pareciera que los esfuerzos y los "inventos" para ver como vendemos más, son vanos...esa es la razón por la cual las ventas, no son para todos! En casa, las cosas han estado muy bien; mi madre está de visita por más de 2 semanas. Mañana si Dios lo permite, regresamos a Peña Blanca. Mi hermano menor Gabriel ya cursa su última clase del Programa de Maestría en Economía y Olban, quien me sigue, ya está por casarse en 2 meses. De mí qué puedo decir? Quisiera que el cuento no se limitara al trabajo, así que debo admitir que este año he estado un poco más involucrada con los asuntos de mi Comunidad Neocatecumenal en la parroquia a la cual asisto. Recuerdo mucho a mi padre a través de este servicio y la entrega a los hermanos (ya sea que me guste o no hacer labor para la Iglesia). Esta negación al yo y a los deseos propios, me ha permitido crecer y madurar mucho! Sin embargo, todavía falta mucho por recorrer y mejorar! En 85 días estaré viajando a España para asistir a la Jornada Mundial de la Juventud y de paso aprovecharé la visita al "Viejo Mundo" para visitar a algunos amigos. Este fin de semana espero descansar y cambiar de rutina en la Costa Norte del país...así que mis próximos posts serán más visuales que escritos.

Hasta la próxima!

PD: La fotografía que les comparto fue tomada durante mi primera y única visita a los "Cayos Cochinos" en la costa caribe Hondureña.