.comment-link {margin-left:.6em;}

"La vida es bella, aunque no me creas"

lunes, marzo 20, 2017

Otra taza por favor!



Hablar de café en Honduras, se ha convertido en una experiencia gratificante, detrás de la cual miles de familias convergen para entregar a compradores nacionales y extranjeros alrededor del mundo, café excepcional, posicionado entre los mejores del mundo. Como país productor ocupamos el tercer lugar en Latinoamérica, después de Brasil y Colombia, lo cual se traduce en casi el 8% de nuestro PIB según cifras actuales de IHCAFE en el mes de Febrero recién pasado (en años anteriores ha representado un poco más del 10% del PIB). Sin embargo, no deseo hacer de estas líneas un escrito técnico especializado en café catracho, ya que ese no es mi fuerte. En contraste deseo referirme al esfuerzo, trabajo, disciplina, inversión, y pasión que requiere este cultivo, todo con el fin de satisfacer los más exigentes paladares.


En los últimos cuatro días he tenido la oportunidad de realizar una corta visita a la finca San Isidro en Copán Ruinas (Café Ixchel), para conocer con más detalle algunos procesos que debe atravesar el aromático para ser comercializado de forma más rentable. Debo resumir que la tarea es titánica, y muchas veces la "mano de Dios" juega un papel fundamental en el resultado final. Pensemos en la calidad del grano que se procesa, el cual depende de una semilla que deberá ser certificada, plantada preferiblemente a una altura superior a los 1,200 msnm, tratada y cuidada de forma correcta, pasar por un espacio de 3 a 4 años para producir, ser cortada correctamente, procesada, secada y seleccionada, todo esto antes de trillarse, tostarse y molerse. Podríamos escribir un buen artículo sobre los pormenores de las cosechas, los obstáculos que deben superar los productores y cortadores para sacar su producto, especialmente en países como Honduras donde las condiciones climáticas son variables, y la infraestructura de mala o media calidad. Y qué decir si hablamos de la preparación de una buena taza de café, en donde juega un rol fundamental la calidad de agua, temperatura, equipo de preparación y la experiencia y habilidad del barista.


Ahora que usted ya sabe un poco más sobre este cuidadoso proceso, no piense mucho en regalarse una taza de buen café. Pocas cosas en la vida, que requieren un esfuerzo tan grande, implican un gasto relativamente pequeño. Así que la próxima vez, diga al igual que yo: otra taza por favor!!



Fotografías de Irina Orellana, Finca San Isidro, Copán Ruinas, Café Ixchel de Katia L. Duke 

viernes, noviembre 18, 2016

Zamorano, más verde e idealista que nunca!

Compartir buenas noticias, es una costumbre que hemos perdido en Honduras. Y si se trata de ver los noticieros, ni hablar! Yo los eliminé de mis mañanas desde hace mucho tiempo. Sin embargo, hoy se me ocurrió encender la tele, y tuve el agrado de ver que la Universidad Agrícola Zamorano se ha convertido en la primera universidad en Centroamérica, en contar con un parque solar de magnitud considerable. Tan grande como para cubrir el 30% de sus necesidades energéticas.



La buena noticia desde mi punto de vista personal, no se trata solamente de reducir sustancialmente las emisiones de gases de efecto invernadero, sino de sentar un buen ejemplo Institucional en Honduras y Latinoamérica, para iniciar el cambio en las matrices energéticas en los sectores público y privado, pero sobre todo, iniciar un cambio en nuestra mentalidad. ¡Es necesario que pensemos en verde! 



¡Con este paso, Zamorano demuestra que cuando se quiere, se puede! Muchos hablarán de la capacidad de tan prestigiosa universidad para obtener apoyos financieros de otras Instituciones de crédito, de su trayectoria y credibilidad, de su capacidad para ver "puertas abiertas" en donde toquen, pero la verdad de las cosas es que en nuestros países no implementamos tecnología, porque generalmente no tenemos la voluntad necesaria para hacerlo. Perdemos el enfoque registrando y controlando costos de una manera inadecuada, porque no dejamos que los más conocedores en un tema, nos ayuden y digan como hacer mejor las cosas. Y para muestra un botón, en las Instituciones de Gobierno, se gastan millones de dólares por falta de innovación y tecnología. La eterna excusa del "siempre lo hemos hecho así", o la de "es demasiado caro" es la que generalmente escucho en mis reuniones con ministros y mandos intermedios. Lo que es caro, es quedarnos en el letargo que por años nos ha caracterizado, porque nos hemos limitado a pensar en lo inmediato, y no en las futuras generaciones.


Finalmente deseo resaltar el espíritu emprendedor e idealista de los alumnos que pude escuchar. Tener buenas oportunidades en la vida es importante, pero también es necesario complementar esas oportunidades con una actitud positiva y entusiasta. Ver a estos jóvenes me hacer recordar mis años de universidad, cuando se siente tener el mundo en las manos, pero para cambiar las vidas de otros que tanta necesidad tienen de mejorar. Atestiguar la confianza que las catedráticas tienen en sus alumnos, me devuelve la fe en esa relación tan importante que debe existir entre alumnos y maestros. Es a través de este tipo de relaciones que se pueden potenciar y fortalecer los ideales y virtudes de todos los que ponen pie en una aula de clases. Y de ahí, es de donde salen los futuros líderes y empresarios que nuestras sociedades tanto requieren.



Etiquetas: , , ,

lunes, septiembre 26, 2016

¡Aniversario por siempre!


¡Hoy recuerdo de manera muy especial el aniversario de bodas de mis padres! 
Se casaron un 26 de septiembre de 1970 en la Iglesia Medalla Milagrosa de Tegucigalpa, donde fui también bautizada dos años después, y donde por gracia del Señor, celebramos misa todas las semanas con mis hermanos del Camino Neocatecumenal.

Vivir este día hace 10 años, era prepararse para compartir una buena mesa, siempre con vino o alguna bebida espirituosa. Creo que nunca dejamos pasar la fecha de forma indiferente. Para mi papá siempre era parte del protocolo decirle a mi madre: "¡si volviera a nacer, me casaría contigo!"; en contraste, mi mamá siempre recordaba los altos y bajos del día de su boda, especialmente la terrible tormenta que cayó esa noche. Después de cenar, bailaban sus boleros favoritos, así muy pegaditos los dos!

¡Para mí, este día será un aniversario por siempre! Doy gracias a Dios por la unión de mis padres, por sus frutos, que no son pocos, y que hoy, después de casi 10 años de la muerte física de mi papá, son como un jardín bien cuidado: siempre floreciendo, siempre creciendo!

Fotografía de Irina Orellana, Valladolid, España, Octubre 2013.