El Poder del Café!!


Para los que amamos el café, especialmente cuando se trata de tomarlo en compañía, buscando siempre una excusa para "volar lengua", no es relevante el precio de la taza. Lo anterior lo evidencié más claramente la tarde de ayer, cuando nos escapamos al final de la tarde con mi prima Gabby y nuestro buen amigo Cribas, a Santa Lucía, un pintoresco pueblito a 20 minutos de Tegucigalpa.

Nuestro interés era conocer este nuevo rincón descubierto por Cribas, para degustar la aromática bebida...la garantía era pasarla bien, en un lugar de encanto! Al llegar a Surcagua (cuyo nombre no sabíamos debido a la mala memoria de nuestro amigo), nos topamos con un pequeño cafetín, lleno de turistas tanto locales como extranjeros, lo que nos obligó a esperar afuera aproximadamente media hora. Por fuera y por dentro, Surcagua se parece a uno de esos cafés que he visto muchas veces en Europa (digo visto, porque no he tenido la dicha de cruzar el charco aún)...su toque a la antigua, complementado por los elementos naturales de plantas y colibríes, su ambiente bohemio y aromáticos inciensos, nos dieron la bienvenida y nos cautivaron...y del café, las rosquillas, y la atención de su propietario, ni hablar! Merece la pena repetir la visita!

Sin embargo, la magia de tomar una taza de café entre amigos, no es producto solamente del lugar, sino especialmente de la companía! Decidimos olvidar el rutinario stress y despojarnos de nuestras cargas, para poner sobre la mesa, temas sobre los cuales anhelamos y disfrutamos conversar, secretos que sólo se entregan a esas "almas especiales" que están dispuesta a escuchar, sin asomar una pizca mínima de crítica...y es entonces cuando lo que creímos que tomaría una hora máximo, se transformó en una larga jornada de completo disfrute!

En resumen, el costo de la taza de café es meramente simbólico, la experiencia compartida no tiene precio! Ah y por si se lo pregunta, Surcagua significa "Lugar de Ranas", tal y como se llama a Santa Lucía, por ser este anfibio muy común en la bella laguna del poblado.

Comentarios

David Morán ha dicho que…
Degusto el aroma de la narrativa, aunque la cafeína y mi organismo no se lleven bien.

Un saludo Irina.
Carlos ha dicho que…
En cuestiôn de segundos me transporté a Surcagua, imaginé las sonrisas amigas y los aromas del café!
Tengo recuerdos similares de Valle de Angeles y de mi familia en Langue, Valle.
Aromas grabados en lo mas profundo de mis entrañas.
eduardo ha dicho que…
Hola Irina, un saludo desde Global Voices. Muy interesante tu post acerca del café y pusimos un link en GV.

http://globalvoicesonline.org/2010/08/08/honduras-drinking-coffee-in-surcagua/

Saludos!
Eduardo
latam [arroba] globalvoicesonline.org

Entradas populares de este blog

Cirugía de Tunel Carpiano...Vaya Experiencia!

"Mi derecho termina donde comienza el de otros"

Somos protagonistas del destino!