El poder de las palabras


Hemos escuchado que la información es poder. Sin embargo, estoy convencida que de igual forma, o mucho más poderosas, son nuestras palabras! Bien dichas o bien puestas, las palabras abren puertas y caminos para lograr cualquier objetivo o proyecto que nos propongamos. En contraste, mal  dichas o pronunciadas, con tonos inadecuados, pueden ser la causa de situaciones desastrozas en nuestras relaciones personales.

Quién no ha sufrido por haber hablado de más, o por haber comentado algo en un momento inoportuno, u ofendido o herido a alguien, sin quererlo? La verdad es que las palabras no se las lleva el viento, sino que quedan grabadas en las mentes de nuestros interlocutores, o lectores, y son tan poderosas, que pueden cambiar sentimientos y actitudes. Esta entrada la estoy escribiendo gracias a este video que me encontré accidentalmente, y me ha hecho reflexionar sobre el poder de nuestras palabras:




Como seres humanos, andamos por el mundo, cargando nuestros problemas, pesares, alegrías, miedos, y un sin fin de sentimientos que muchas veces ni nosotros mismos comprendemos. Nos cuesta conocernos, y mucho más darnos a conocer de manera transparente y sincera. Tememos no ser aceptados por ser quien realmente somos! Y en este proceso de conocimiento mutuo, la comunicación es fundamental. Las palabras son imprescindibles!

En lo personal, me encanta platicar con la gente, pero he llegado a la conclusión que es muy importante saber escuchar, tener paciencia y caridad para escuchar. Sólo así podré evitar malos entendidos y dejar de herir a quienes más amo. Sólo así podré articular palabras capaces de levantar ánimos caídos, y cambiar llantos por sonrisas.

Comentarios

Evangelización Católica ha dicho que…
Irina: Muy ciertas tus palabras. Por eso siempre debemos pedir al Espíritu Santo que nos inspire siempre lo que debemos decir y también cuando debemos callar. Un fuerte abrazo!!

Entradas populares de este blog

Cirugía de Tunel Carpiano...Vaya Experiencia!

"Mi derecho termina donde comienza el de otros"

Somos protagonistas del destino!